FLORENTINE II, Si algo es particularmente bueno, entonces hay que construir sobre ella y con una pizca de color fresco y algunos golpes nuevos de la paleta, respirar la vida en ella. Los tonos cálidos de la tierra, un pequeño moho, amarillo mostaza armonioso y azul fresco mezclan maravillosamente con la textura textil, con reminiscencia del lino fino. Esbozado con un lápiz afilado, usted encontrará variedades nativas de pájaros entre el rico follaje; una carta de amor se exhibe en letras hermosas; y los ornamentos florales encantan con su mirada de la vendimia y acuarelas que fluyen transformando sus paredes en la casa de sus sueños en poco tiempo.